Saltar al contenido

Leyenda corta del jinete sin alma

Eran los tiempos de la revolución mexicana, en donde todos los mexicanos se desplazaban en caballos, cuando un revolucionario hizo historia, era un indígena que cansado de la opresión del mal gobierno se enfrasco en una lucha en solitario, sin tener temor a nada, le apodaron el Jinete sin alma.

Si bien esta leyenda corta, se ambienta en épocas pasadas, este singular personaje, se escucha mucho en el estado de Zacatecas, de donde se cree que nació esta leyenda corta de terror.

Juan Sánchez era un campesino, al cual le habían quitado sus tierras, y masacrado a su familia, en épocas de la revolución, dolido por la muerte de su familia, hizo un pacto con el diablo, para el solo dar muerte a la mayor cantidad de personas de los que estaban en el gobierno.

Solitario y considerado un revolucionario, aunque nunca se acercó a los que en ese entonces, participaban en la revolución, Juan Sánchez, había pactado, no morir en 5 años, con el mismo demonio, para dar muerte al coronel que había dado la orden de matar a toda su familia, y junto con él, todos los subalternos que le acompañaban.

Supo de parte de quien había sido la orden, porque vecinos que si aceptaron salirse de sus tierras, así se lo habían comentado, pero su familia al estar sin el pilar de la casa, no había podido tomar una decisión y por ello pagaron las consecuencias.

Leyenda corta del jinete sin alma

Juan que en ese momento, había salido a la capital, para vender parte de su cosecha, al llegar quedo destrozado y queriendo tomar venganza, su alma al maligno entrego, al final se escuchó que dio muerte a todos los que participaron, en la matanza, quemándolos vivos dentro del mismo cuartel, y estando junto a ellos sin quemarse, y carcajeándose de ver como se retorcían de dolor, así termino sus días.

Pero su leyenda sigue vigente aun ahora que pasaron décadas desde que se escuchó su historia, aunque no pudo devolver la vida a su esposa e hijos, logro que cada una de las personas involucradas, terminara sus días en el infierno, junto a él.

-->