Saltar al contenido

Mitos sobre las verduras

Mitos sobre las verduras

La cocina es la habitación de la casa en donde han surgido el mayor número de mitos urbanos conocidos. Y es que dependiendo del cocinero, cada persona crea sus propias historias sobre los motivos por los cuales se deben utilizar ciertos alimentos y descartar otros.

Sin ir más lejos, hoy detallaremos algunas de las crónicas que aún hoy en día acompañan a muchos vegetales, pero que no tienen una base sólida para seguir existiendo.

Por ejemplo ¿Cuántas veces hemos escuchado a nuestras abuelas decir que se escojan las verduras que tengan un color más intenso? Pues éstas tienen una mayor carga nutrimental.

Desde luego que hay que elegir los vegetales que estén más frescos, pero no es necesario seleccionarlos tomando como referencia su tonalidad. Si no me crees, te invito a que revises las propiedades del repollo y con ello te darás cuenta que aunque su color sea blanco aporta un gran número de vitaminas y minerales al organismo. Además puede ser consumida cruda o cocida.

Hablando de la cocción de las verduras, muchos dicen que al someter a esta clase de alimentos a altas temperaturas, se modifica su composición química haciendo que de manera inevitable se pierdan muchos de sus nutrientes.

Sin embargo, la clave reside en la preparación de los diferentes platillos. Hay verduras que deben ser freídas en vez de ser cocidas al vapor, pues así sus vitaminas y minerales se mantienen “sellados” en su interior. En tanto que existen otras que liberan su potencial al ser cocinadas.

El tomate es un elemento que nos puede servir para explicar este punto, ya que al exponerlo al fuego, se liberan moléculas de licopeno, las cuales de acuerdo con estudios realizados en laboratorios de universidades prestigiosas, pueden ayudar a prevenir cuadros de cáncer.

Para cerrar esta entrada, no podríamos irnos sin dedicarle un párrafo al mito que afirma que el comer zanahorias mejora la visión. Lo que ocurre con este tipo de hortalizas es que cuentan con una gran cantidad de vitamina A, la cual sirve para mantener en buen estado a nuestros ojos. No obstante, si tienes alguna afección en ellos, no te ayudarán de mucho.

-->